Andrès Manuel Lòpez Obrador se tomò dos horas con 58 minutos para exponer los resultados de la estrategia de seguridad y referirse al conflicto en dos municipios confrontados en el estado de Chiapas.

En su conferencia mañanera volvió a embestir contra Letras Libres y anunció su recorrido por Puebla, Tlaxcala y la ceremonia del 19 de septiembre.

Acompañaron al Presidente Luis Cresencio Sandoval, titular de la Sedena; José Rafael Ojeda, titular de la Semar; Luis Rodríguez Bucio, titular de la Guardia Nacional; Alfonso Durazo Montaño, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población de la Segob.

El presidente intenta presentar cifras positivas sobre el avance de seguridad salvo en los delitos de feminicidios, violencia familiar, extorsión y secuestro.

Resaltó los logros de las fuerzas armadas en el combate a la droga aunque aceptó que las bandas delictivas siguen operando en varios estados.

Criticó al periódico Reforma por publicar a ocho columnas sobre las masacres en el país pero evitó contestar sobre la situación de Morelos.

En temas de conflictos en comunidades de Chiapas, a través del subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, afirmó que el enfrentamiento agrario entre Aldama y Chenalhó ha aumentado pese a los apoyos del bienestar y, por presión de un reportero, aceptó la presencia de un grupo paramilitar en la zona.

LLamó a los líderes de las religiones, políticos e integrantes de la sociedad civil a que se sumen para lograr un verdadero tratado de paz en estas comunidades.

Criticó a los intelectuales por desplegar en los diarios un mensaje acusándolo de atentar contra la libertad de expresión: “cómo, si callaron durante todo el periodo neoliberal.”

Reiteró que es momento de definirse y los tachó de conservadores.

Deja un comentario