El senador Germán Martínez Cázares, integrante del Grupo Parlamentario de Morena, reveló que se abstendrá de votar en la deliberación sobre la petición presentada por el titular del Ejecutivo con el fin de realizar una Consulta Popular para enjuiciar a expresidentes por presuntos actos de corrupción.  

A través de una carta dirigida al presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Alta, Eduardo Ramírez, el legislador fundamentó su abstención en las razones de oportunidad, combate a la impunidad, eficacia constitucional, protección a los derechos humanos y experiencia internacional.  

Apuntó que, aunque la constitucionalidad de la pregunta planteada aún está en duda y será la Suprema Corte de Justicia de la Nación quien la resuelva, el resultado que podría arrojar el cuestionamiento no tendrá ninguna eficacia ni eficiencia para sancionar las probables conductas ilegales de nadie.  

Detalló que un hipotético resultado de la consulta en favor o en contra no garantiza la eficacia para aclarar conductas presuntamente delictivas ni someter a los expresidentes a la rendición de cuentas, ya que el resultado no es vinculante a jueces y juezas ni para la Fiscalía General de la República (FGR).  

Recordó que en días pasados presentó, junto con el coordinador de su fracción parlamentaria, Ricardo Monreal Ávila, una solicitud para integrar una Comisión con la finalidad de cooperar activamente con la FGR en la procuración de justicia, llamando a comparecer a personajes públicos y privados.  

Asimismo, informó que presentó una iniciativa para establecer el referéndum y el plebiscito dentro de la Constitución, esto con el objetivo de contar con mecanismos de consulta directa, real y efectiva, en lugar del procedimiento “complejo y absurdo” que impide a la ciudadanía hacer efectivo su derecho a participar.  

Aseguró que, bajo ninguna consideración está a favor de la impunidad, mucho menos en el caso de expresidentes o servidores públicos, sin embargo, consideró que “la justicia ordinaria puede, sin ninguna tardanza, iniciar las investigaciones correspondientes, de hechos probablemente delictuosos, sin importar el cargo que ostentan o hayan ostentado”.  

El senador subrayó que con esta decisión no pretende lastimar la unidad de la bancada de Morena, sino ejercer su derecho a disentir, el cual ha sido impulsado por el Presidente de la República. “No estoy dispuesto a disfrazar mis convicciones jurídicas. No voy a practicar la ventriloquía política”, sentenció.  

Martínez Cázares aseveró que comparte con el titular del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, la necesidad de revisar y condenar “al país brutalmente inhumano y profundamente desigual” que endiosó a un modelo económico y social que arrojó a millones de mexicanas y mexicanos a la pobreza.   

En este sentido, señaló que propuso la creación de la Ley General de Responsabilidad Empresarial y Debida Diligencia Corporativa, la cual tendrá el fin de tutelar la justa relación del capital y el trabajo, así como el desempeño patronal decente con incentivos cuantificables a las empresas que acrediten la observancia de los derechos humanos.  

No hay comentarios

Deja un comentario