Las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos Segunda del Senado, aprobaron en lo general, con una serie de cambios superficiales, la reforma al Poder Judicial diseñada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Sin embargo, el bloque de contención manifestó su desacuerdo e inconformidad con algunos puntos del dictamen que reforman la Constitución Política.

En la Comisión de Puntos Constitucionales la reforma fue avalada por 6 votos en pro, 4 en contra y 3 abstenciones.

La votación en la Comisión de Estudios Legislativos Segunda, fue: 7 votos en pro, 2 en contra y 2 abstenciones

El senador Miguel Ángel Mancera, coordinador del PRD y las priístas Claudia Ruiz Massieu y Silvana Beltrones, votaron en abstención.

El morenista Germán Martínez votó en contra y aseveró que la reforma no garantiza la autonomía de los jueces.

“Creo que el documento que se nos presenta a consideración no recoge esa autonomía constitucional que yo reclamo. (…) Y una recomendación de la ONU dice que debe separarse la función de juzgar, de la función de administrar y de gobernar al Poder Judicial, ¿para qué?, para que los que juzgan, juzguen sin estar contaminados de administrar o de gobernar a todo el Poder Judicial y, sobre todo, que es el punto, que la carrera judicial no se condicione a las resoluciones judiciales, (…) así se hicieron fortunas en este país, ya no quiero repartir los nombres, aquí se hicieron fortunas en este país porque reescriben jueces, porque designan jueces de una manera no independiente”.

Dante Delgado, coordinador de Movimiento Ciudadano, criticó el exceso de facultades que pretende dársele con esta reforma al Consejo de la Judicatura Federal.

“Es una reforma parcial, incompleta no se tocan aspectos sustantivos del empoderamiento del ciudadano para recibir justicia y, por el contrario, se concentra en un órgano auxiliar, que es el Consejo de la Judicatura, facultades excesivas, se puede convertir en un tribunal de Torquemada el Consejo de la Judicatura para doblegar a jueces y magistrados independientes”.

Algunos cambios al proyecto original, fueron:

Recuperar la competencia para impugnar por la vía del amparo normas generales o actos de la autoridad federal que afecten la soberanía de las entidades federativas.

Y la eliminación de las restricciones de la controversia constitucional a violaciones de la Constitución que se proponían.

Esta reforma prevé la sustitución de los tribunales unitarios de Circuito por los tribunales colegiados de Apelación

Ahora, la reforma pasará al pleno del Senado para su discusión y, en su caso, aprobación.

Deja un comentario