Por Alejandro Villegas…

El mensaje del ciudadano presidente a cuidarse para evitar contagios de COVID 19 junto con sus recomendaciones llegan tarde.
Además, es confuso porque señala como dictadores a aquellos que han determinado la aplicación de medidas restrictivas, cuando lo que se busca en el fondo es disminuir los contagios.
Ignora que no todos están dispuestos a plegarse a su voluntad.
El ciudadano presidente apela de nueva cuenta a la responsabilidad social pero enuncia, como si fuera algo novedoso, las mismas recomendaciones que se emitieron al principio de la pandemia.
Ahora si, parece que la prevención y la necesidad de evitar un mayor número de contagios están en la mente del ciudadano presidente.
Lo malo es que esto sucede cuando se contabilizan más de 108 mil decesos en el país. Una cifra muy superior a los 30 mil de que se habló en principio.
Y lo más irónico es que insiste en endosar la responsabilidad del cuidado y prevención, en general, a la población.
Como sea, en el fondo lo que busca el ciudadano presidente es curarse en salud y deslindarse de la parte de responsabilidad que le corresponde, al tiempo que subraya la atención médica y hospitalaria que se ha brindado a los afectados.
Semáforo
Se quiera aceptar o no, el rebrote de COVID 19 llevará a algunas entidades como la CDMX a modificar su posición en el semáforo epidemiológico.
El comportamiento social durante la temporada decembrina, incentivado por el anuncio de que se puede comenzar a aplicar la vacuna en el corto plazo tendrán un efecto pernicioso.

Deja un comentario