martes, mayo 11, 2021

“El machismo es una enfermedad nacional”: Muñoz Ledo

Must read

Para Porfirio Muñoz Ledo, expresidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y actual legislador de Morena, el machismo es una enfermedad nacional que se arrastra del trauma de la Conquista.

“El machismo infesta toda la vida nacional. El machismo es una forma de degradación de otro ser humano, es un origen del centralismo, del racismo, del autoritarismo, del despotismo. Estoy en contra ferozmente del machismo, de la discriminación. Es el núcleo reproductor de la discriminación”, dijo Muñoz Ledo en conferencia de prensa virtual luego de aprobarse en la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados la iniciativa respecto a la autonomía de la mujer (decisión sobre el aborto), entre otros temas.

La 4T, dijo el veterano legislador, debe asumir el tema de la libertad de las mujeres.

Así lo expuso ante diversos cuestionamientos que refirieron el tema de la candidatura al gobierno de Guerrero de Félix Salgado Macedonio y las protestas de mujeres del pasado lunes.

Ayer, la Comisión de Puntos Constitucionales aprobó, por 19 votos a favor, cuatro en contra y cuatro abstenciones el dictamen que reconoce a nivel constitucional todas las estructuras, manifestaciones y formas de comunidad familiar, incluyendo a las integradas por parejas del mismo sexo, con o sin hijos, que estén bajo la figura de matrimonio, concubinato o cualquier otra forma de unión.

Se incluye el enfoque de perspectiva de género en el desarrollo nacional para generar políticas públicas que promuevan derechos, garantizar un trato neutral a las personas y asegurar su acceso de forma efectiva e igualitaria.

Asimismo, se reconoce a las personas intersexuales en la norma suprema a efecto de que gocen, indefectiblemente y sin obstáculo, por una condición biológica, de cualquier prerrogativa a la que, por ser mexicanos, tienen derecho.

En materia de estadísticas con perspectiva de género se indica la obligación de procurar que las mujeres no sean invisibilizadas por falta de armonización del marco jurídico.

Se establece la prohibición de hacer diferencia salarial alguna que atente, directa o indirectamente por origen étnico o nacional, identidad y expresión de género, edad, discapacidad, condición social, de salud, religión, opiniones, preferencias y orientación sexual, estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

Además se aprecian modificaciones a diversos artículos de la Constitución para atender el lenguaje incluyente y plantean dos artículos transitorios que permiten que las reformas subsecuentes deban aplicar lenguaje incluyente y reconocer que todas las referencias que en esta Constitución y demás ordenamientos jurídicos se hagan a ciudadano, diputado, senador, presidente, ministro, magistrado, gobernador, secretario o subsecretario, consejero, candidato, el titular, hijo, servidor, empleado, así como sus fórmulas en plural, o cualquier otra análoga, se entenderán hechas a ambos géneros.

También se establece la paridad en la designación de cargos que no son de elección popular, como el caso de la integración de las dependencias del Poder Ejecutivo Federal y entidades federativas, en puestos de primer nivel (secretarías, subsecretarías, unidades y direcciones generales); organismos de la administración pública paraestatal; organismos constitucionales autónomos nacionales, federales  y locales; puestos de primer nivel y mandos superiores de la administración pública municipal y alcaldías de la Ciudad de México.

Actualiza el artículo 116 para que, en las candidaturas a gubernaturas, los partidos políticos nacionales deberán postular a una mujer en al menos la mitad de las entidades federativas en las que se renueve el Poder Ejecutivo en un mismo año.

Se propone la adición del párrafo décimo noveno del artículo 4º constitucional para establecer la obligación del Estado Mexicano con la colaboración de la sociedad, para prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar toda forma de violencia contra las mujeres.

El párrafo segundo del artículo 4º constitucional se reforma para dotar de claridad el derecho a decidir libremente sobre el número de hijos o a no tenerlos. No se prevé la regulación del aborto, señala el dictamen.

En materia de justicia con perspectiva de género, se eleva a rango constitucional en los artículos 20 y 102 la obligación de jueces y ministerios públicos para aplicar esta visión en la administración e impartición de justicia. Aplicará a víctimas, personas ofendidas, personas testigos y en general todas las personas que intervengan en el proceso.

Muñoz Ledo dijo que esta iniciativa es suya también al haberla propuesto hace dos años.

 

More articles

Latest article

Enable Notifications    OK No thanks