El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, diputado Alfredo Femat Bañuelos, inauguró el conversatorio “La experiencia europea ante la crisis humanitaria de refugiados”, en donde destacó que “hoy nos encontramos ante la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, con 68 millones de personas obligadas a huir de sus lugares de origen. Por ello, los esfuerzos han de ser colectivos, las responsabilidades compartidas y el trabajo coordinado”.

El legislador subrayó que la humanidad ha alcanzado logros significativos para desterrar las atrocidades de las que también ha sido capaz de perpetrar, por lo que las políticas de migración deben atender, respetar y promover la defensa de los derechos humanos, desde una perspectiva integral y multicultural.

El fenómeno migratorio y los desplazamientos forzados son un hecho global que requiere soluciones globales. “Estamos llamados a redoblar esfuerzos, coordinarnos y aprovechar las experiencias como la europea”.

México, indicó, tiene la obligación de atender los retos de este fenómeno desde una perspectiva política, económica, social y humanitaria debido a su calidad de país de origen, tránsito y destino, en donde resulta indispensable la coordinación, la participación y las voces de los distintos actores públicos y privados, desde autoridades federales y locales, los agentes diplomáticos, la sociedad civil, los defensores de los derechos humanos y los representantes de la población.

Más que un tema de seguridad internacional, “la migración y los desplazamientos de personas deben ser abordados como un problema humanitario. Es decir, poner siempre en el centro del debate a las personas”.

Femat Bañuelos refirió que justo en estos días “somos testigos” de una nueva caravana de migrantes centroamericanos y alrededor de tres mil intentan cruzar el territorio mexicano para, en su gran mayoría, llegar a Estados Unidos. “Este fenómeno, no cabe duda, tiene dimensiones globales, como lo son, de manera irreductible, los temas de la desigualdad”.

Celebró la realización de este conversatorio, al considerar que la experiencia de Europa en materia de gestión fronteriza y respeto a los derechos humanos, “debe seguir siendo un referente”.

En su turno, André Rizzo, consejero político de la Delegación Política de la Unión Europea en México, resaltó que nuestro país y la Unión Europea (UE) son socios estratégicos por lo que, aunque hay diferencias, también coincidencias en las que trabajarán juntos sobre temas globales.

Destacó que ésta es la tercera ocasión en que México y la Unión Europea se reúnen para sostener un diálogo sobre el tema migratorio.

“Las primeras dos fueron los temas sobre la democracia en Europa y Latinoamérica, y también el Comercio en el Contexto de la Modernización del Acuerdo Global”, explicó.

Alberto Horst-Neidhardt, analista político del Centro de Política Europea, afirmó que la migración es un problema político, ante el cual es relevante una alianza global entre la Unión Europea y los países terceros. “Para regir los flujos migratorios necesitamos tener cooperación entre naciones, no sólo a través de acuerdos, sino de alianzas estratégicas”.

Es esencial la cooperación cercana y la Unión Europea puede ofrecer capacitación y recursos financieros para desarrollar mejor capacidad de gestión fronteriza y, a su vez, fortalecer la protección de los derechos humanos y sistemas justos y sostenibles de asilo.

La polarización en torno al tema migratorio recae en que hoy se tiene uno de los parlamentos europeos más fragmentados de la historia. “Hay profundas diferencias y significa que será difícil tomar posiciones. Hay divisiones en estados fronterizos y ello hace difícil no tener fisuras en la nueva legislatura”.

Agregó que la mayoría de votantes europeos considera la migración y el cambio climático como los desafíos políticos de mayor presión, y es probable que la migración siga siendo un tema que divida.

“Europa necesita hacer las cosas diferentes y estamos al inicio de una nueva legislatura en la Unión Europea. Es una oportunidad para alcanzar un consenso relativo a las nuevas políticas de movilidad humana y de asilo”.

Por su parte, la diputada María Eugenia Hernández Pérez (Morena) señaló la importancia de fortalecer los programas de democratización, los organismos internacionales y los acuerdos de cooperación entre los países en el ámbito mundial, y preguntó ¿por qué no se consolidaron los acuerdos migratorios en la Unión Europea y cuáles fueron los factores negativos, para que en México no se repitan?

También de Morena, la diputada Claudia Pérez Rodríguez agradeció la colaboración de la Unión Europea para combatir este fenómeno, cuyo problema principal es la desigualdad y la falta de políticas públicas para mejorar el nivel económico. Añadió que la corrupción ha sido un lastre para México, pero se han fomentado políticas de bienestar para abatir la corrupción y que los jóvenes tengan mayores oportunidades.

La diputada Beatriz Silvia Robles Gutiérrez (Morena), presidenta del Grupo de Amistad México-Alemania, consideró que “es un momento adecuado para que este fenómeno se resuelva atendiendo las causas y generando desarrollo en los países expulsores, pero sin utilizar medidas coercitivas”, por lo que exhortó a trabajar de la mano para avanzar en el tema, aprovechando la experiencia europea.

En su participación, el diputado Benito Medina Herrera (PRI), presidente de la Comisión de Defensa Nacional, dijo que hay diversas problemáticas que ocasionan el fenómeno migratorio como los problemas económicos, conflictos bélicos y la violencia, entre otros. El principal asunto de las movilizaciones es que la gente no va con un objetivo claro porque este, en su mayoría, es difuso.

Para fortalecer los sistemas de asilo en el extranjero se necesitan recursos financieros: Horst-Neidhardt

Al responder a los legisladores, Alberto Horst-Neidhardt afirmó que para fortalecer los sistemas de asilo en el extranjero se necesitan recursos financieros; porque para impulsar los derechos humanos es importante la cooperación entre los países; “es difícil para la Unión Europea trabajar sola con los problemas de corrupción”.

La migración es un fenómeno complejo y la manera en que se ha tratado a través del tiempo es diferente en cada país; la desigualdad e inequidad son las principales problemáticas que dan origen a la migración.

Consideró que la migración climática representará uno de los retos más grandes porque la gente será obligada a desplazarse dentro de sus propios países debido a que no existirán recursos suficientes para hacerlo hacia otras naciones. Los países que presenten este fenómeno son los que más desarrollo y apoyo necesitan.

Se requiere una narrativa nueva que presente a la migración no como un problema, sino como un fenómeno, que hable de oportunidades. Indicó que la población mexicana ahora es joven y tarde o temprano la pirámide demográfica se revertirá, por lo que va a necesitar trabajadores jóvenes.

Andre Rizzo advirtió que si se cae en la obsesión de considerar a la migración como un problema existe el riesgo de que haya violaciones a los derechos humanos.

No hay comentarios

Deja un comentario