Por Guadalupe Lizárraga

CIUDAD DE MÉXICO.- Un documento del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, generado en 2001 y firmado por el extinto investigador Jaime González Graf, filtrado a las redes sociales, revela a los intelectuales, periodistas y recomendados que fungieron como asesores de Eduardo Medina Mora y Genaro García Luna, en el que negaron la infiltración del narcotráfico ante cuestionamientos de la prensa. Hoy, varios de la lista de asesores son parte de críticas y acciones golpistas contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Entre la lista de asesores y funcionarios públicos, de entonces, destacan Gilberto Lozano, exoficial mayor del expresidente Vicente Fox, quien ha sido denunciado reiteradamente de acoso y agresiones en las redes. Lozano, en 2009, de acuerdo con la información en la red, fundó un colectivo al que llamó Congreso Ciudadano, y desde su sitio digital alienta el golpismo contra el actual gobierno de México.

Otro de los críticos de AMLO, ahora desde La Octava digital, es Ricardo Raphael, quien se presenta en su curriculum vitae como asesor del CISEN durante toda la administración de Fox y dos años más en la de Calderón. Durante ese tiempo, fue uno de los legitimadores del caso Wallace y de dar apoyo mediático a Isabel Miranda en su candidatura a la Ciudad de México, en 2012.

Cercano a Raphael, del mismo programa del CISEN, que negó la infiltración de narcotráfico a la prensa, destaca Leonardo Curzio, quien se presenta como “uno de los 300 líderes más influyentes de México”, y que incursionó en los medios al mismo tiempo que en el CISEN. Entre otros del salinismo, Rolando Cordera, Sergio Aguayo, la académica de la UNAM, Jacqueline Peschard, además de Luis Rubio Freidberg, Rafael Fernández de Castro, María Guadalupe Morfín Otero, José Manuel Suárez Mier, y Raymundo Winkler, fallecido en el 2002.

Después de 19 años, pese al aval del 2001 de estos intelectuales, se confirmaron los vínculos del exdirector del CISEN, Eduardo Medina Mora, con el narcotráfico, quien tuvo que renunciar como ministro a la Suprema Corte de Justicia de la Nación por señalamientos de lavado de dinero, al igual que su mano derecha, el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien ahora paga condena por narcotráfico en un penal de Nueva York.

El grupo de exasesores del CISEN, que también llegaron a participar en la administración electoral, tenían como objetivo “enriquecer la evaluación” del CISEN, y así fue avalado en el documento de 12 páginas, coordinado por González Graf, especificando en los resultados que la institución no estaba infiltrada por el narcotráfico ni realizaba espionaje político.

Documento completo: http://www.cisen.gob.mx/actas/metodologia_evaluacion.pdf

 

Deja un comentario