La diputada Mónica Almeida López (PRD) aseveró que por falta de apoyos sustanciales, por parte del Gobierno Federal, durante el confinamiento sanitario, miles de empresas mexicanas tuvieron que cerrar y las que han logrado sobrevivir lo hacen en número rojos debido a las líneas de crédito que tuvieron que solicitar para evitar su quiebra.

“Las ineficaces decisiones de este Gobierno provocaron la pérdida de millones de empleos y el cierre de miles de empresas que generaban una entrada económica para las familias mexicanas, y las empresas que aún sobreviven hoy están en riesgo de desaparecer debido a las líneas de crédito que solicitaron”, indicó en un comunicado.

También comentó que el informe mundial de sueldos de la Organización Internacional del Trabajo revela que la crisis ha damnificado en forma desproporcionada a los trabajadores con remuneraciones más bajas, aumentando las desigualdades salariales, por lo tanto en 2021 lo más probable es que el desempleo sea superior al 2020.

“No debemos dejar de lado que esto representa un problema directo para el Gobierno que no lo quiere reconocer ni atender ya que, es probable que el fisco se quede sin fuente de ingresos porque los recursos disminuirán, y el fenómeno les pegará a todos, por lo tanto las autoridades deben dejar de ser omisas y actuar de manera inmediata ya que los efectos posteriores serán aún mas costosos”, agregó

Apuntó que en México el 25% de las franquicias están en riesgo de quiebra, lo que representa que se perderán alrededor de 225 mil empleos, porcentaje que se duplica en empresas medianas o pequeñas, que no están constituidas como franquicias y que además acogen a un número mayor de empleados, “razón por la cual las consecuencias son difíciles de medir, pero sin duda serán más catastróficas que las vividas en este 2020”.

Refirió que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) señaló que para evitar la quiebra de más empresas tuvieron que disponer de líneas de crédito para poder subsistir, ya que el Gobierno no generó ningún plan fiscal o de apoyo directo al sector empresarial, por lo que la baja actividad económica, el pago de deuda e intereses en meses consecuentes incrementó el cierre de empresas y magnificó la pérdida de empleos.

La situación se agravó aun más debido a la recesión que derivó del mal manejo administrativo del primer año del Gobierno Federal, que ocasionó la fuga de inversiones y aminoraron las actividades económicas en el ritmo que se venían generando, creando una crisis que México no vivía desde hace décadas.

Deja un comentario