Refrenda el titular de la SHCP, compromiso de disciplina fiscal y financiera del paquete económico 2020

0
55

Ante el Pleno de la Cámara de Diputados, Arturo Herrera Gutiérrez, secretario de Hacienda y Crédito Público, refrendó el compromiso de disciplina fiscal y financiera del paquete económico 2020. “Se establecen elementos para apuntalar la estabilidad y dar certidumbre”.

En la primera intervención de su comparecencia relativa a la Glosa del Primer Informe de Gobierno del Ejecutivo federal, apuntó que los objetivos se apoyan en tres elementos: “el ejercicio del gasto se conduce con austeridad y se apoya en una amplia política de combate a la corrupción, a través de balancear entre una ejecución oportuna, captar mayores ahorros y establecer transparencia en la contratación”.

Asimismo, para dar cuenta de las iniciativas que comprenden el paquete económico para el Ejercicio Fiscal de 2020, indicó que el marco macroeconómico se alinea con las expectativas de mercado disponibles; las metas de ingreso reflejan un uso objetivo. “Se elimina cualquier atisbo de subestimación con el propósito de aprovechar la normativa existente y permitir el uso discrecional de recursos por parte del Poder Ejecutivo”, subrayó.

        Herrera Gutiérrez destacó que el proceso de preparación, discusión y aprobación de la Ley de Ingresos y del Presupuesto de Egresos de la Federación, no es únicamente un ejercicio de números y datos, ni una discusión de la posible trayectoria de las finanzas públicas, y de acuerdo al sistema de pesos y contrapesos entre el Ejecutivo federal y Congreso de la Unión, es uno de los pilares de la arquitectura institucional de la democracia.

        El paquete económico refleja el compromiso del gobierno de México de hacer del presupuesto una herramienta para el desarrollo económico, el abatimiento de la pobreza y la reducción de las brechas de desigualdad.

        Indicó que los constantes vaivenes en la relación comercial entre China y Estados Unidos, con represalias arancelarias cada vez más agudas, ofrecen una perspectiva de crecimiento mundial de mediano plazo en incertidumbre, generando una dinámica volátil de los flujos de inversión, tanto directa como de cartera, y un entorno generalizado de menor producción que disminuye la demanda anticipada de energéticos, en particular del petróleo.

        Ante menores expectativas de crecimiento de la economía mundial, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público impulsó un conjunto de acciones específicas para incentivar la actividad productiva y la demanda agregada, aseguró.

El funcionario federal apuntó que el paquete económico 2020 considera una meta de crecimiento para el ejercicio fiscal respectivo de entre 1.5 y 2.5 por ciento.

Respecto a la tributación de la economía digital, cuya importancia y beneficios inciden en la productividad y competitividad del país y de diversas regiones, la Secretaría de Hacienda “actualizará su marco tributario para gravar sus transacciones de manera óptima y oportuna, y colaborará con otros países para diseñar soluciones de largo plazo”.

“Se implementarán acciones de corto plazo para que las plataformas digitales cumplan con el pago de impuestos”.

Comentó que éstas constituyen un aliado estratégico para facilitar el cumplimiento tributario y promover la cultura fiscal. En este sentido, se ha trabajado en la conformación de alianzas con empresas para facilitar el pago del IVA y el Impuesto Sobre la Renta.

La economía digital, medida a través del valor agregado bruto del comercio electrónico, ha tenido un crecimiento acelerado en México, al pasar del 3 por ciento del PIB a una proyección calculada por el Inegi, del 4.6 por ciento del PIB en 2017. La Secretaría de Hacienda estima un aumento de 5.2 por ciento del PIB al cierre de 2019.

En apoyo a la economía familiar, informó que para 2020 en la CFE se propone un programa de subsidios a las tarifas eléctricas por 70 mil millones de pesos; 29.8 por ciento superior en términos reales, al aprobado para este año, apoyo que otorga el gobierno federal al usuario final.

Para combatir la evasión y elusión fiscal y simplificación administrativa, se implementará la norma general antiabuso, toda vez que algunos contribuyentes realizan planeaciones fiscales mediante operaciones con el único fin de obtener beneficios indebidos, sin una verdadera razón de negocios que las respalden.

        Respecto de la actualización de cuotas en relación a la inflación, dijo que se contempla el incremento de la cuota del IEPS a tabacos labrados; es decir, un impuesto para los cigarros, puros y otros tabacos labrados que se determinan mediante la aplicación de una tasa ad valorem.

“A partir del primero de enero de 2010 se estableció una cuota específica de 80 centavos por cajetilla y fue incrementado por última vez el primero de enero de 2011.  Se propone actualizar la cuota vigente de tabacos labrados a partir del primero de enero de 2020 a 9.96 pesos por cajetilla”. También se ajustará la cuota de IEPS a bebidas saborizadas.

Se propone un esquema de retención del ISR a los vendedores independientes, sistema que opera para un sinnúmero de trabajadores, incluyendo a los de la Secretaría de Hacienda y diputados federales.

Una medida adicional será el pago de rentas vencidas en juicios de arrendamiento inmobiliario, ya que existe un alto nivel de evasión en los ingresos que obtienen las personas físicas por arrendamiento.

Herrera Gutiérrez afirmó que la elaboración del proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación se enfrenta a un reto singular debido a las obligaciones ya adquiridas que representan alrededor de 80 por ciento del gasto, a través del recurso no programable, es decir, la suma de participaciones, aportaciones federales a entidades y municipios, costo financiero de la deuda, las transferencias a entidades y municipios, los compromisos derivados de pensiones y jubilaciones, así como los recursos orientados a los ramos autónomos y erogación de IMSS, ISSSTE, Pemex y la CFE.

Tan solo las transferencias a las entidades federativas representan alrededor de una tercera parte del gasto neto total presupuestado para el 2020.

“En este marco una fuente importante de liberación de recursos proviene de la generación de ahorros, producto de una gestión más eficiente del gasto”, resaltó.

Con el objetivo de robustecer las capacidades financieras de la economía y eliminar diversas barreras que distorsionaban las decisiones de inversión, se instrumentó el Programa de Impulso al Sector Financiero, a fin de que la población logre un creciente acceso al sistema y más capacidad de financiamiento y ahorro.

Se homogeneizó el tratamiento fiscal para tenedores locales y extranjeros de bonos corporativos y se establecieron incentivos hacia la emisión de ofertas públicas iniciales, a fin de fortalecer el mercado bursátil incentivando fiscalmente la incorporación de empresas e inversionistas que diversifican sus portafolios.

Planteó la relevancia de la reforma para canalizar de manera más eficiente el ahorro que financie al sector productivo, ofreciendo mayores rendimientos para las pensiones. Se flexibilizará el régimen de inversión de las Afore, adelantó.

Esos recursos administrados por las Afore, indicó, “son nuestra principal reserva de ahorro, en particular de largo plazo. Los activos del sistema representan alrededor del 15 por ciento del PIB. No obstante, en países con un nivel de desarrollo similar a México, como Colombia o Chile, estas reservas de ahorro alcanzan el 25 y el 60 por ciento, respectivamente”.

Al cierre de septiembre de 2019 el panorama económico mundial no muestra una perspectiva mejorada. Las cinco principales economías del mundo, es decir, Estados Unidos, China, Japón, Alemania y El Reino Unido, en conjunto representan alrededor del 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, experimentan en lo individual una tendencia de corto plazo menos halagüeñas con consecuencias económicas globales.

        Para apuntalar la dinámica económica del país, el 29 de julio de 2019, la SHCP orientó hasta 485 mil millones de pesos para impulsar la creación de infraestructura, financiar inversión física y apoyar el gasto de consumo de los hogares, además de procesos de adquisiciones de bienes y servicios que consumirá el gobierno federal el próximo año, recordó.

“Estas acciones para apoyar la economía están robusteciendo la capacidad de respuesta del aparato productivo nacional ante los variados choques externos. En concreto, para acelerar la creación de infraestructura se detonarán 50 mil millones de pesos sin impacto presupuestal en diferentes regiones del país”.

El gobierno, junto con el sector privado, trabajarán en proyectos carreteros e hidráulicos, entre otros.

Previó que en el mediano plazo se vislumbran elementos positivos, como la posible ratificación, en este año, del T-MEC que abrirá oportunidades de inversión privada tanto nacional como extranjera, derivadas de un incremento con el potencial exportador del país y una reconfiguración de las cadenas globales de valor.

Adicionalmente, se disiparía la incertidumbre que ha rodeado nuestra relación comercial, reduciendo también los riesgos de nuevas amenazas arancelarias.  En concreto, esta situación generaría efectos positivos para fortalecer la relación comercial en la región, lo que es benéfico para las tres naciones, Canadá y México, en particular, en materia de transferencia tecnológica y protección de la propiedad intelectual.

No hay comentarios

Dejar respuesta