La adquisición consolidada busca la compra de los mejores medicamentos en el ámbito internacional, los más seguros y efectivos. El beneficio al mayor número de personas, concentrando la demanda de los 26 estados adheridos al esquema de compra consolidada, del IMSS, del ISSSTE y del Insabi. La negociación de bajos precios con empresas nacionales o internacionales, a partir de la compra de grandes volúmenes.

La Secretaría de Salud, dependencia con mayor número de oficinas propicias para la corrupción en compras públicas durante los gobiernos anteriores, adelantó la lista de adquisiciones masivas de medicinas y equipo, como parte de su estrategia contra desvío de recursos, sobreprecios y negocios personales.

La fórmula de las compras consolidadas -la cual consiste en agrupar bienes similares requeridos por diversas instituciones para comprarlos en una sola negociación- ya había sido aplicada por la administración lopezobradorista para obtener medicinas contra el VIH, Hepatitis C y hemofilia.

El nuevo paquete, el cual será presentado en los próximos días como parte del informe denominado “El Pulso de la Salud” incluye, además del cáncer, diabetes e hipertensión, la obtención de anticonceptivos y antibióticos de todo tipo.

Además, los males englobados con la etiqueta de dislipidemias (niveles excesivamente elevados de grasa en la sangre), entre los cuales destacan el colesterol y los triglicéridos.

La idea, a la par de combatir sobornos y moches, es acabar con el uso generalizado de medicamentos caducos, anticuados e ineficaces en entidades públicas y gobiernos estatales. Una práctica común era la de adquirir productos rezagados en la práctica médica internacional y los cuales habían sido descontinuados desde hace 15 o 20 años, para abaratar costos e incrementar el botín de corrupción.

“Vamos a presentar un paquete que ejemplifique el proceso que llamamos de triple optimización, es un cambio de modelo, como el que ya hicimos en el tema de VIH, toda una innovación donde ya hemos modificado los protocolos de atención médica”, dijo a este diario Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud.

Los criterios de esta triple optimización, describió, son: 1. La compra de los mejores medicamentos en el ámbito internacional, los más seguros y efectivos; 2. El beneficio al mayor número de personas, concentrando la demanda de los 26 estados adheridos al esquema de compra consolidada, del IMSS, del ISSSTE y del Insabi; y 3. La negociación de bajos precios con empresas nacionales o internacionales, a partir de la compra de grandes volúmenes.

“Será muy interesante ver qué sucede cuando pasemos a la negociación de precios, seguro tendremos ahorros muy sustantivos como los que tuvimos con el VIH y habrán de compararse con los precios de los estados que no se sumaron, ahí se notará la nueva estrategia”, indicó el funcionario.

No hay comentarios

Deja un comentario