La mayoría de Morena en el Senado aprobó la iniciativa de su coordinador Ricardo Monreal, que reforma la Ley del Banco de México, para que el banco central compre los dólares que tengan los bancos por la vía de remesas o por turismo.

Con 67 votos en pro, 23 en contra y 10 abstenciones se aprobó que Banxico se hará cargo de estos montos, que pasarán a formar parte de las reservas internacionales.

Así se “garantiza” que los migrantes no tengan que vender dólares a pequeños corredores de divisas con pérdidas.

Según el dictamen, el propósito fundamental de la reforma que modifica los artículos 20 y 34 y adicionan los artículos 20 Bis y 20 Ter de la Ley del Banco de México en materia de captación de divisas, es apoyar a los mexicanos que han migrado a los Estados Unidos de América.

La oposición y los senadores del Partido del Trabajo, Nancy de la Sierra y sin partido, Emilio Álvarez Icaza, coincidieron que con esta iniciativa se vulnera la autonomía del Banco de México y lo convertirá en una “gran lavadora” de dinero de procedencia ilícita.

Minerva Hernández, senadora del PAN:

“El Banco de México ha señalado que con estas reformas podrían ingresar flujos de efectivo provenientes de actividades ilícitas, comprometiendo al sector financiero nacional y a su interacción con el sistema financiero internacional y, lo que es peor, de aprobarse el dictamen ese riesgo sería transferido al Banco de México al imponerle la obligación de recibir moneda extranjera en efectivo”.

Juan Zepeda, senador de Movimiento Ciudadano:

“Esa mancha de posibilidad que significa el lavado de dinero, le va a caer a nuestro Banco de México y eso es nosotros mismos poner en riesgo la estabilidad económica de nuestro país, por eso no podemos permitir que hoy se le obligue al Banco de México a comprar estas remesas excedentes”.

Emilio Álvarez Icaza, senador sin partido político:

“Es una bola rápida y ensalivada, en realidad una bola envenenada, es una trampa delicada. (…) Esta iniciativa puede generar un enorme riesgo para que el Banco de México se convierta en una lavadora, déjenme decirlo así, para que el Banco de México acabe lavando divisas de procedencia ilícita, esencialmente, del narcotráfico”.

Con estos cambios a la Ley del Banco de México, se fortalece la economía de las familias mexicanas que reciben remesas en efectivo y la de quienes dependen de la actividad turística y del comercio de bienes y servicios en la frontera.

También se favorecerá la recepción de dólares en efectivo en los comercios ubicados en zonas turísticas y en la zona fronteriza, a fin de generar mayores fuentes de empleo y ganancias para la población ubicada en estas áreas.

La minuta se turnó a la Cámara de Diputados.

Deja un comentario