El secretario de Comunicaciones y Transportes, Jorge Arganis Díaz Leal, supervisó el avance de las obras del Tren Interurbano México-Toluca, que tendrá una longitud de casi 58 kilómetros.
El titular de la SCT recorrió las estaciones Tecnológico, Santa Fe y Vasco de Quiroga; el Puente Arco; el túnel del Portal Poniente; el Viaducto 4; el Puente Atirantado; talleres, cocheras, terracerías y diversas áreas de que constará el sistema de transporte, como los proyectos Galería 9 y Agua Acopilco, el Tramo III; así como la zona de Observatorio donde estará la terminal del tren y el Centro de Transferencia Multimodal (CETRAM).
Acompañado por los subsecretarios de Transportes, Carlos Alfonso Morán Moguel; de Infraestructura, Cedric Iván Escalante Sauri, y por el director general de Desarrollo Ferroviario y Multimodal, Manuel Eduardo Gómez Parra, el funcionario federal recibió explicación de los trabajos que se han desarrollado a la fecha y de los que se concluirán en el año 2022.
El Tren Interurbano México-Toluca tendrá una longitud de 57.87 kilómetros, 47.7 kilómetros de viaductos elevados, un bi-túnel de 4.7 kilómetros y a su conclusión, los pasajeros podrán recorrer el tramo entre las ciudades de México y Toluca en 39 minutos; contará con cuatro estaciones intermedias y dos terminales, Zinacantepec y Observatorio.
En sus 30 trenes de cinco vagones cada uno, el transporte tendrá capacidad para trasladar a 230 mil usuarios al día. Será un tren de la más alta seguridad, cuya conducción estará supervisada por el operador, equipado con un sistema inalámbrico que comunicará con el centro de control en todo el trazo; e instalación de videovigilancia en vagones; piso sin desniveles, y pintura anti graffiti.
El transporte estará equipado con la más alta tecnología, ya que se trata de un tren eléctrico aerodinámico, con señalización de última generación y freno regenerativo que reduce 30 por ciento el consumo de electricidad.

Deja un comentario