Por Antonio Tenorio Adame..

La libertad de expresion o de creación garantizada en Art 4o Constitución no debe confundirse con el agravio al derecho de imagen o daño moral propiciado por exaltación de delito de pornografía con distorsión de obra creativa presentada por medios oficiales
Un dilema similar al de Pedro Salmerón en el que el criterio estetico y la interpretación histórica dependen de responsabilidad oficial
La decisión no es del individuo sino del Director de Bellas Artes quien debe renunciar por daño moral a la imagen historica de Zapata
Ironia en su Año Centenario de su muerte

No hay comentarios

Dejar respuesta