La Secretaría de la Función Pública (SFP) federal exoneró al exgobernador de Puebla, Manuel Bartlett Díaz, de las acusaciones de enriquecimiento ilícito, conflicto de interés y tráfico de influencias, por los que fue denunciado por panistas, perredistas y ciudadanos.

Al presentar los resultados de la investigación que inició por la presunta propiedad de 23 inmuebles no declarados por parte del ahora director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la titular de la dependencia Irma Eréndira Sandoval señaló que no se encontraron elementos que acreditaran esos cargos.

En conferencia de prensa ofrecida la tarde de este jueves, la funcionaria indicó que de los 23 inmuebles que se acusó que poseía el exmandatario, solo es propietario de cinco y el resto pertenecen a su pareja sentimental Julia Elena Abdala Lemus y a sus hijos, que ya no son sus dependientes económicos, por lo que no tenía la obligación de declararlos.

Las denuncias surgieron a raíz de un reportaje presentado por los periodistas Areli Quintero y Carlos Loret de Mola, en el que se indica que la fortuna del poblano es 16 veces más alta que la que declaró oficialmente por 51 millones de pesos.

No hay delito que perseguir, dice la 4T

Sandoval indicó que tras la presentación de las denuncias se realizó una investigación tanto en el gobierno de Puebla, el de la Ciudad de México y áreas federales, para detallar la trayectoria del exgobernador, en la que no se encontraron elementos que confirmaran los delitos por los que fue acusado.

La funcionaria explicó que no hay evidencia de que entre el primero de diciembre de 2018 y esta fecha, periodo en el que Bartlett ha estado al frente de la CFE, haya tenido injerencia en la empresa Abdala Lemus, Consultoría Estratégica, que es propiedad de su pareja sentimental.

En ese sentido, señaló que no hay conflicto de interés, pues el funcionario federal no ha tenido actividad empresarial que se relacione con su cargo en el gobierno.

Con base en las declaraciones patrimoniales que Bartlett ha presentado en la SFP, la dependencia informó que el exmandatario es dueño de cinco inmuebles, pero otros 18 son propiedad de sus hijos y de Julia Elena Abdala, los cuales no está obligado a reportar.

Lo anterior, según la SFP, porque sus hijos son mayores de edad y no dependen de él económicamente; y en el caso de Julia Abdala, si bien tiene una relación sentimental con ella, no figura como su concubina ni como su cónyuge, ni depende económicamente de Bartlett.

La funcionaria recordó que fueron presentadas 33 denuncias por diputados panistas, perredistas y ciudadanos, pero estas no contienen “datos adicionales” para darles seguimiento.

Sandoval refirió que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no encubrirá casos de corrupción, y aseguró que no hay delito que perseguir en el caso del exgobernador.

Deja un comentario