El aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, se encontrará este jueves por primera vez cara a cara con votantes desde que ganó la nominación, mientras el presidente republicano Donald Trump regresa a Wisconsin, un estado clave para la victoria el 3 de noviembre.

Cuando faltan menos de siete semanas para la jornada electoral, Biden ha aumentado sus apariciones públicas después de pasar grandes períodos de tiempo en su casa de Delaware, incluso mientras Trump multiplicaba sus viajes a los llamados estados pendulares, donde las preferencias de los votantes han oscilado entre republicanos y demócratas.

Ahora ambos candidatos se están lanzando a la campaña en serio, aunque de formas muy diferentes.

Trump regresa a Wisconsin para un acto público al aire libre en el que desplegará su brío característico, en contraste con el estilo más calmo de Biden.

El exvicepresidente de Barack Obama responderá las preguntas de una audiencia en vivo y cumpliendo las normas de distancia social en un foro en terreno conocido: Scranton, la ciudad de Pensilvania donde nació hace 77 años.

Una sesión de preguntas y respuestas cara a cara es algo que Biden ha evitado en gran medida durante la pandemia, que se ha cobrado hasta ahora la vida de casi 200.000 estadounidenses.

Sus eventos favoritos han sido discursos en Delaware, con solo reporteros y parte de su equipo presentes.

Ha viajado a estados pendulares como Wisconsin, Florida y Pensilvania, pero ha evitado multitudes y se relaciona con los votantes solo en entornos pequeños y controlados.

Trump, de 74 años, suele ironizar de que su rival permanece enclaustrado en su “sótano”, negándose participar en eventos de campaña más tradicionales.

Según funcionarios locales citados por medios estadounidenses, el foro en Scranton se llevará a cabo en el estacionamiento de un estadio y asistentes preaprobados ingresarán y estacionarán cerca del escenario.

CNN dijo que el evento cumplirá las pautas impuestas por Pensilvania para reducir la propagación del covid-19, las cuales impiden reuniones de más de 250 personas.

Creciente animosidad

Las apariciones de Biden y Trump serán un un día después de que cada candidato se concentrara en la pandemia del coronavirus que azota a Estados Unidos como un tema de campaña, ofreciendo visiones dramáticamente diferentes de la respuesta de la administración Trump.

Biden pronunció el miércoles un discurso mordaz en el que dijo no confiar en que Trump proporcione una vacuna libre de cualquier interferencia política. “Permítanme ser claro: confío en las vacunas. Confío en los científicos. Pero no confío en Donald Trump”, dijo.

Mientras tanto, el mandatario republicano insistió en que una vacuna podría estar lista este año, lo que contradice directamente el cronograma dado por un alto funcionario de salud del gobierno. 

Trump dijo que el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, uno de los expertos más destacados que supervisan la respuesta a una pandemia en Estados Unidos, “cometió un error” y “estaba confundido” cuando en una audiencia con legisladores dijo el miércoles que una vacuna segura y eficaz no estaría ampliamente disponible hasta mediados de 2021.

Trump también criticó a Redfield por renovar su llamado a que los estadounidenses usen máscaras como su mejor defensa contra el contagio de Covid-19.

Biden se muestra siempre con un tapabocas. Trump casi nunca lo hace, y se burla de Biden por hacerlo.

El foro televisado en el que participará Biden se produce dos días después de que Trump apareciera en un escenario similar organizado por ABC News, también en Pensilvania, pero en la ciudad de Filadelfia.

Trump recibió críticas por su desempeño, incluida su insistencia en que no había minimizado la amenaza del coronavirus, a pesar de que reconoció haber hecho precisamente eso en una entrevista grabada con el periodista Bob Woodward. 

“No le resté importancia”, dijo en el foro el martes. “En muchos sentidos, lo aproveché en términos de tomar medidas”.

La animosidad ha aumentado entre Trump y Biden antes de su primer debate, programado para el 29 de septiembre en Ohio.

Biden siempre ha aventajado a Trump en las encuestas nacionales. También supera la intención de voto del presidente en varios campos de batalla clave como Florida, Michigan, Pensilvania y Wisconsin, todos los estados ganados por Trump en su impactante victoria electoral de 2016, aunque con márgenes cada vez menores.

Deja un comentario