Científicos del Museo Real de Ontario y la Universidad McMaster, en Canadá, diagnosticaron un cáncer óseo en la fibula de un Centrosaurus, un dinosaurio que vivió hace 77 millones de años. Las características del cáncer de este animal resultaron similares a las de los seres humanos.

El hueso canceroso en cuestión es el peroné de un ‘Centrosaurus apertus’, un dinosaurio con cuernos que vivió hace entre 76 y 77 millones de años. Descubierto originalmente en el Dinosaur Provincial Park de Alberta en 1989, se pensó originalmente que el extremo malformado del fósil representaba una fractura curativa.

Al observar las propiedades inusuales del hueso en un viaje al Museo Royal Tyrrell en 2017, el doctor David Evans, presidente de la Cátedra de Paleontología de Vertebrados del ROM, y los doctores Mark Crowther, profesor de Patología y Medicina Molecular, y Snezana Popovic, osteopatóloga, ambos de la Universidad McMaster, decidieron investigar más a fondo utilizando técnicas médicas modernas. Reunieron un equipo de especialistas multidisciplinares y profesionales médicos de campos que incluyen patología, radiología, cirugía ortopédica y paleopatología.

Deja un comentario