Ecuador: gobierno deroga decreto que eliminaba subsidio a combustibles y se anuncia el fin de las protestas

Quito. Ecuador alcanzó un acuerdo para detener su peor crisis en décadas y desde este lunes enfrenta la tarea de reparar los daños que dejaron doce días de furia en Quito contra medidas de austeridad: millonarias pérdidas, siete muertos y centenares de heridos y detenidos.

La capital fue escenario de violentas protestas, que deberán finalizar según un compromiso alcanzado el domingo por la noche entre el gobierno de Lenín Moreno y el movimiento indígena que lideró las manifestaciones. La negociación fue cara a cara, con mediación de la ONU y la Iglesia católica.

Moreno aclaró por Twitter que se “sustituirá el decreto 883 por uno nuevo que contenga mecanismos para focalizar los recursos en quienes más los necesitan”.

Casi dos semanas duró la eliminación de subsidios a combustibles -aplicados desde hace 40 años- pactados por Ecuador con el FMI para acceder a créditos por 4.200 millones de dólares para aliviar el pesado déficit fiscal.

El nuevo decreto sobre subsidios, que es negociado entre el Ejecutivo y la Conaie, significará que el «ahorro no será tan grande como el que se esperaba» en el marco de ajustes para tratar de evitar un déficit de unos 5.600 millones de dólares en 2019, señaló a la AFP el analista económico Alberto Acosta Burneo.

Sectores sociales también se oponen a reformas laborales como recortes de derechos a los empleados públicos con la disminución del tiempo de vacaciones (de 30 a 15 días) y el aporte de un día del salario mensual para el arca estatal.

Ecuador tiene que cumplir los compromisos con el FMI porque nadie le va a prestar si es que quiere seguir gastando y quiere seguir viviendo de la deuda, que fue la estrategia que se aplicó desde 2014”, añadió Acosta Burneo, de la consultora Grupo Spurrier.

Las protestas, que incluyeron también incursiones en instalaciones petroleras en la Amazonia, derivaron en una caída de la producción y la suspensión del bombeo por el ducto estatal, con capacidad para evacuar hasta el Pacífico un 68% de los 531.000 barriles diarios que se extraían.

Moreno acusa a su antecesor y exaliado Rafael Correa (2007-2017) y al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, de estar tras la violencia. Ambos líderes se han burlado de estos señalamientos.

Los indígenas son el sector más castigado por la pobreza. Con el alza de combustibles, debían pagar más para transportar sus productos del campo, al tiempo que temían una inflación generalizada.

No Comments

Deja un comentario