El día de ayer, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público realizó una operación de
financiamiento en los mercados internacionales por un monto total de 2,300 millones
de dólares. Esta operación estuvo acompañada de un ejercicio de manejo de pasivos
por un monto total de 1,500 millones de dólares, el cual consistió en brindar a los
tenedores de bonos denominados en dólares con vencimientos entre 2022 y 2028 la
opción de intercambiar sus bonos por el nuevo bono a 10 años o por efectivo.

Con ambas transacciones el Gobierno Federal alcanzó los siguientes objetivos:
i) cubrir el 100% de las amortizaciones de deuda externa de mercado del
Gobierno Federal programadas para 2020;
ii) cubrir aproximadamente el 58% de las necesidades totales de financiamiento
externo del Gobierno Federal programadas para 2020;
iii) mejorar el perfil de vencimientos del portafolio de deuda externa de mercado
del Gobierno Federal al intercambiar bonos denominados en dólares con
vencimiento en el corto y mediano plazo por un bono de largo plazo; y,
iv) mantener una curva de rendimientos en dólares líquida que facilite el acceso
de otros emisores de los sectores público y privado de México a los mercados
internacionales.

La captación de 2,300 millones de dólares se llevó a cabo de la siguiente manera: 1,500
millones de dólares a través de la emisión de un nuevo bono de referencia a 10 años
con fecha de vencimiento en abril de 2030 y 800 millones de dólares a través de la
reapertura del bono con vencimiento en enero de 2050 el cual fue emitido
originalmente en julio de 2019.

El nuevo bono de referencia a 10 años otorgará una tasa de rendimiento al
vencimiento de 3.312% y pagará un cupón de 3.250%. Al respecto, es importante
resaltar que la tasa cupón alcanzada en este nuevo bono a 10 años representa un
mínimo histórico para cualquier emisión realizada por el Gobierno Federal en el
mercado en dólares.

Por su parte, el bono en dólares con vencimiento en enero de 2050, el cual paga una
tasa cupón de 4.500%, fue reabierto a una tasa de rendimiento al vencimiento de
4.041%, lo cual representa una mejoría en comparación a la tasa de rendimiento al
vencimiento de 4.552% al momento de su emisión original en julio de 2019.
La operación de financiamiento alcanzó una demanda máxima de aproximadamente
14,700 millones de dólares, equivalente a 6.4 veces el monto total de la transacción, y
contó con la participación de 350 inversionistas institucionales a nivel global.

El ejercicio de manejo de pasivos alcanzó un monto total de 1,500 millones de dólares.
Se ofreció a los tenedores de bonos denominados en dólares con vencimientos entre
2022 y 2028 la opción de intercambiar sus bonos por el nuevo bono a 10 años o por
efectivo. Con este componente de manejo de pasivos se disminuyeron compromisos
de pago de amortizaciones para los siguientes 8 años.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público continuará monitoreando las condiciones
en los mercados internacionales con el objetivo de identificar ventanas de
oportunidad que permitan al Gobierno Federal seguir cubriendo sus necesidades de
financiamiento externo bajo condiciones favorables y continuar ejecutando
estrategias que mejoren el perfil de vencimientos de la deuda pública.
Finalmente, el Gobierno de México reitera su compromiso de ser congruente con los
objetivos de política de deuda pública necesarios para contar con finanzas públicas
sanas, las cuales son un elemento indispensable para que el país alcance un
crecimiento y un desarrollo económico sostenible.

No hay comentarios

Deja un comentario