Personal médico, paramédico y voluntarios exigieron la destitución de la presidenta de la Cruz Roja Mexicana, delegación Ecatepec, Karla Yuriko Garduño Rodríguez, quien, en plena emergencia sanitaria, actúa con prepotencia y decidió cesar de su cargo a la coordinadora de la institución, doctora Gabriela Vázquez Cárdenas, por demandar el equipo necesario para proteger de cualquier contagio a quienes atienden a personas portadoras del virus del Coronavirus.
“Ante la Pandemia de COVID-19, todo el personal sanitario que conformamos esta institución no contamos con el equipo necesario e indispensable para la atención de los pacientes. Hemos sido ignorados, y éste fue el llamado enérgico que hizo la doctora Vázquez Cárdenas solicitando que se tuvieran los cuidados y protección para todos nosotros que estamos atendiendo pacientes muchos de los cuales han dado positivo por coronavirus”, señalaron.
Establecieron que Karla Yuriko Garduño Rodríguez será la única responsable en caso de que “alguno de nosotros sea infectado por el virus”, por no proporcionarles el equipo y material adecuado para su protección.
Los manifestantes solicitaron a las autoridades de la Cruz Roja Nacional, a la Secretaría de Salud y al gobierno federal y estatal tomar cartas en el asunto para la reincorporación de Gabriela Vázquez Cárdenas en la coordinación estatal de la benemérita institución en el municipio de Ecatepec de Morelos, estado de México.
La doctora Gabriela Vázquez ha tenido grandes logros a su corta edad, como obtener el Premio Nacional a la Mujer Médica 2019, así como múltiples reconocimientos en su carrera de parte de organizaciones nacionales e internacionales.
Además, ha desarrollado un programa de vinculación interinstitucional con universidades de renombre para ofrecer pasantías a estudiantes de medicina, tarea que ha sido boicoteada por la presidenta de la Cruz Roja de Ecatepec, que ha estado citando a los médicos pasantes en lugares ajenos a la institución como es la explana de Palacio Municipal, abundaron.
“Esto parece no importarle a la presidenta Karla Garduño, ya que sin reparo alguno decidió cesarla del cargo, debido a que hizo un enérgico llamado solicitando que se tuvieran los cuidados y protección para todo el personal que está atendiendo a los pacientes, muchos de ellos portadores de la enfermedad”, subrayaron.
“Sin embargo, dijeron, la presidenta tomó esta solicitud como una agresión argumentando que, si no queríamos trabajar en esas condiciones, pues nos fuéramos, ya que ella no tenía ninguna culpa de la situación”, comentaron.
“Alguien puede imaginar que tengamos a una presidenta o máxima autoridad luchando por poder y desprotegiendo a su personal, en medio de una emergencia sanitaria mundial cuando todos los esfuerzos de los sistemas de salud están enfocados en cuidar y proteger la salud de las personas”, finalizaron.

No hay comentarios

Dejar respuesta