La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) consideró esencial resolver la debilidad financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex), porque es un riesgo que podría poner en peligro la estabilidad macroeconómica del país, pues afecta la deuda pública y podría provocar una reducción de la calificación soberana.

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría Treviño, dijo que Pemex enfrenta una contingencia financiera, debido a que políticas anteriores provocaron un “agujero artificial” que elevó su deuda y ahora enfrenta elevados vencimientos.

Te puede interesar: Hacienda prevé destinar 100 mil mdp para ayudar a Pemex con su deuda

Al presentar el “Estudio Económico de México 2019” de la OCDE ante el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, afirmó que en el caso de la empresa petrolera “ya nos alcanzó el destino y tenemos que encargarnos del tema de Pemex”.

Es necesario, recomendó, una reestructuración profunda de la operación de Pemex, para lo cual respaldó destinar recursos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) a fin de pagar vencimiento de la empresa, como ha planteado el presidente Andrés Manuel López Obrador, pues se mandaría una señal a los mercados que irá bajando la deuda petrolera.

Además, apuntó, hay que hacer un cálculo sobre la sostenibilidad financiera de Pemex para saber “cuánto aguanta y que el gobierno tome cartas directas en el asunto”, y luego se haga un análisis sobre lo que necesita para ser más eficiente.

De acuerdo con el estudio, “la disminución de la producción de petróleo y el deterioro de la situación financiera de Pemex deteriorarían las perspectivas fiscales”.

Este martes, Pemex informó que perdió 35 mil 700 millones de pesos en el primer trimestre del año, el primero bajo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La cifra se compara con una ganancia de 113,300 millones de pesos en el mismo trimestre de 2018.

La empresa informó que sus ventas retrocedieron 10.4% en el periodo para sumar 356,251 millones de pesos, afectadas principalmente por la entrada de nuevos competidores, aumentos de precios y el desabastecimiento que provocó una estrategia gubernamental contra el robo del combustible.

El estudio de la OCDE señala que para el gobierno de López Obrador será difícil “conciliar la actual austeridad fiscal con las necesidades de recursos de PEMEX para aumentar simultáneamente la producción de petróleo, rehabilitar las seis refinerías existentes y construir una séptima”.

Además de que las débiles calificaciones crediticias de Pemex aumentan el costo del financiamiento de la deuda externa, por lo que el gobierno está considerando opciones para mejorar la salud financiera de la petrolera sin comprometer los objetivos fiscales

Pues de comprometerlos, “se limitarían los objetivos del gobierno para impulsar la infraestructura necesaria y el gasto en educación y el gasto social para reducir la pobreza”.

Recortan pronóstico de crecimiento

La OCDE estimó que la economía mexicana crecerá 1.6% este año y para 2020 se recuperará a cerca de 2.0%, datos menores a sus estimaciones previas, de 2 y 2.3%, respectivamente.

Gurría Treviño apuntó que en los últimos años la economía nacional se ha desacelerado, al igual que la economía mundial, a pesar de la decena de reformas aprobadas durante la pasada administración.

Con información de Notimex y AFP.

Deja un comentario