El presidente Andrés Manuel López Obrador confía en que se dé la extradición del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, luego de ser detenido ayer en un fraccionamiento de lujo en Málaga, España, acusado de lavado de dinero, cohecho y defraudación fiscal, relacionados con el caso Odebrecht.

“Me sumo al o que el fiscal expresó, es una investigación que está en curso; una acusación con pruebas, por eso esta detención en España”, dijo en su conferencia mañanera.

López Obrador aseguró que en el caso de Lozoya, exfuncionario en la administración de Peña Nieto, no hay consigna, que en su gobierno no se protege a nadie  y se castiga parejo a quien comete un delito, de lo que se encargarán las autoridades correspondientes y en el marco de la legalidad.

“No se debe de dar tregua a la corrupción, siempre he sostenido que nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes. La corrupción es lo que ha destruido la posibilidad de progreso, es la causa principal de la desigualdad”, expresó.

Este jueves el juez español Ismael Moreno determinó que Emilio Lozoya lleve a cabo su proceso en prisión cautelar.

La captura de Emilio Lozoya se suma a la detención en Alemania de su madre, Gilda Austin, quien está bajo arraigo domiciliario en la Ciudad de México. Asimismo, la justicia mexicana va también por la aprehensión de otros familiares del exresponsable de Petróleos Mexicanos, entre ellos su esposa y su hermana Gilda.

No hay comentarios

Deja un comentario