Tras la desaparición de los fideicomisos que afectó la atención de víctimas de violencia y la protección de los defensores de derechos humanos y periodistas, las protestas persisten en la Secretaría de Gobernación (Segob) sin que hasta el momento sean atendidas.

Pese a que personas desplazadas y periodistas perseguidos llevan más de 27 días en un plantón al exterior de la Segob, ni la Subsecretaría de Migración y Derechos Humanos, que dirige Alejandro Encinas, ni la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas les han recibido.

Ante esta situación, el periodista Omar Bello Pineda, quien estaba en el padrón del Mecanismo para la  Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, por ser un reportero perseguido del estado de Guerrero, aseveró sus protestas.

El lunes 14 de diciembre decidió desangrarse y pintas las paredes de la Secretaría de Gobernación ante la omisión de las autoridades federales para recibirlos.

Por medio de sus cuenta de Twitter, Bello Pineda exigió al subsecretario Encinas evite tener doble moral y les atienda, además le pidió a la Segob tener empatía con las víctimas.

El también reportero del Diario de Zihuatanejo denunció que a las autoridades federales no les interesa la integridad de las víctimas de violencia, los periodistas desplazados o las personas que buscan a sus familiares desaparecidos.

Hasta el momento no existe alguna respuestas por parte de la Secretaría de Gobernación sobre la atención a las demandas de los manifestantes.

Deja un comentario