Al rendir su Tercer Informe de actividades al frente del gobierno del Estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, expresó que ante el desafío extraordinario que impone la pandemia de COVID-19 y el desplome económico que puede representar un retroceso de décadas en el combate a la pobreza, la política social debe responder a los nuevos retos.

Ante una reducida asistencia por las medidas que impone la pandemia, el gobernador señaló que hacia adelante, la política social responderá a los retos que las familias mexiquenses enfrentarán en el contexto de la nueva normalidad, “fortaleceremos cada programa alimentario, educativo, cultural y de salud que sirva al bienestar de las familias, porque nuestro compromiso es que nada detenga las oportunidades, los avances y el desarrollo para los mexiquenses”, indicó.

Con la presencia de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y representantes de los poderes locales, Del Mazo señaló que la emergencia sanitaria trajo consecuencias en todos los ámbitos y la prioridad desde el principio fue salvar vidas.

Para ello, explicó que se encuentra en operación la red de 58 hospitales COVID, cuya reconversión, equipamiento y preparación, requirió una inversión de casi mil 900 millones de pesos. Adicionalmente, se contrataron mil 400 médicos y enfermeras y se pusieron en operación 70 unidades móviles de detección de posibles casos.

Agregó que esas acciones permitieron retomar las actividades paulatinamente, hasta alcanzar actualmente el 80 por ciento,  además han disminuido los contagios y hospitalizaciones, por lo que la ocupación hospitalaria está por debajo del 43 por ciento.

Mencionó que se modificó la dinámica del gobierno, pero no se desvió de los objetivos centrales, de generar familias fuertes y llevar bienestar a los hogares mexiquenses. En ese sentido, mencionó la entrega adelantada un millón 900 mil canastas alimentarias, cerca de 42 millones de desayunos escolares y transferencia de Salario rosa para 251 mil beneficiarias.

Puntualizó que la emergencia sanitaria generó la caída de empleos, el cierre de empresas, un desplome económico, así como daños en la salud de los mexiquenses y, lamentablemente, la pérdida de vidas, por lo que expresó su sentido pésame a las familias de los fallecidos, entre ellos, 173 integrantes del sector salud.

Señaló que ante los retos que en materia económica ha dejado la pandemia, se pusieron en marcha una serie de acciones para apoyar la economía familiar, entre ellas, se otorgaron 17 mil créditos a emprendedores, más de 280 mil paquetes de fertilizante para 57 mil productores, más de 2 mil 500 apoyos para artesanos, también junto con Nacional Financiera se proporcionan créditos por más de 660 millones de pesos.

También se otorgaron subsidios sobre el Impuesto Sobre Nómina y se condonó el pago del Impuesto sobre Servicios de Hospedaje, exenciones fiscales que beneficiaron a 45 mil empresas que generan empleo para medio millón de personas y se puso en marcha el programa Apoyo al Desempleo que benefició a 50 mil mexiquenses que perdieron su trabajo, ya que siete de cada 10 trabajadores de la entidad detuvieron sus labores.

Deja un comentario