Alrededor de mil 100 profesores e investigadores que laboran para el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) comenzarán un paro de labores indefinido a partir del martes 17 de noviembre, a las 8 de la mañana para pedir que esa institución del gobierno respete y entregue a la Secretaría de Cultura los acuerdos que habían alcanzado cuando evaluaron las nuevas relaciones de trabajo, ya que el INBAL dejó de estar a cargo de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y pasó a ser responsabilidad de la Secretaría de Cultura.

El paro de actividades, que afectará a miles de estudiantes en todo el país abarca desde el nivel bachillerato hasta licenciatura y posgrado, puesto que los profesores quienes exigen atención del gobierno de la república trabajan en los 12 bachilleratos de iniciación artística o CEDART (Centros de Educación Artística) que operan en Monterrey, Hermosillo, Morelia, Mérida, Querétaro, Chihuahua, Oaxaca, Colima y Guadalajara. Además de las Escuelas de Diseño, Danza, el Conservatorio Nacional de Música, la Escuela de Artes Plásticas La Esmeralda, la Escuela Nacional de Arte Teatral, la Escuela de Artesanías, la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea, así como los diferentes centro de investigación del INBAL.

Para entender este problema hay que detallar que se ha incubado a lo largo de dos gobiernos, puesto que el movimiento al que hay que poner atención fue el hecho de que en diciembre de 2015 fue creada la Secretaría de Cultura y quedaron bajo su cargo el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el ya mencionado INBAL. Casi cinco años después no han solucionado las condiciones de trabajo de los profesores, manteniendo un régimen laboral que no se ha revisado desde los años 80.  Esto intentó ser solucionado con un documento llamado “Condiciones Específicas de Trabajo para el Personal Académico de Base del instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura”, que entregó el INBAL a la Secretaría de Cultura sin acuerdo de los académicos.

En entrevista telefónica para los lectores del diario “La Crónica de Hoy”, la profesora Laura Patricia Cachú Pavón, docente de la Escuela de Diseño del INBAL y secretaria de conflictos de la Sección DII20, del Sindicato Nacional de Académicos e Investigadores del INBAL, explicó el problema y posibles soluciones.

“El terreno donde está actualmente el problema es al interior de la Secretaría de Cultura porque el INBAL le envió un documento en el que no tomó en cuenta ninguna de las observaciones que le hicimos los profesores e investigadores y esto afecta nuestra condiciones de trabajo. Las autoridades no cumplieron los acuerdos que firmaron con el Sindicato y ahora nos preocupa que este mismo documento sea enviado a la Secretaría de Hacienda, sin tomar en cuenta la propuesta del sindicato que salvaguarda nuestros derechos y es completamente apegada a la Ley”, dijo la profesora, quien apuntó que su suspensión de labores defiende lo ya ganado, pero también quiere sentar las bases para mejorar lo que no se ha revisado desde los años 80.

Cuando se hizo el cambio de adscripción de la SEP a la Secretaría de Cultura los trabajadores se agruparon en 16 ó 17 sindicatos diferentes, dependiendo si eran trabajadores administrativos, técnicos, manuales, profesores o investigadores. Quienes ahora han decidido la suspensión de actividades son los profesores e investigadores que no sólo se manifestarán mediante “computadoras apagadas” en el contexto de la Pandemia de COVID19, sino que harán campañas en internet y “manifestaciones creativas y culturales” que sus integrantes consideren pertinentes.

“La ruta de solución positiva sería que se reinstalen las mesas de trabajo con la Subdirección de Administración Social del INBAL y que se tomen en cuenta las minutas firmadas previamente y que se subsanen las omisiones de nuestros derechos que están en el documento que quieren enviar a la Secretaría de Hacienda. En ese momento nosotros levantamos el paro y retomamos las actividades”, dijo a “Crónica” la profesora Patricia Cachú.

 

Deja un comentario