Por Ángel Álvaro Peña

La lucha que comenzó con unos ochenta presidentes municipales, creció ante la indiferencia de las autoridades encargadas de resarcirles el presupuesto que los alcaldes consideran esencial para el desarrollo de la comunidad.

El municipio no sólo es la autoridad más próxima a la gente, sino la relación inmediata con el estilo de gobernar de cada partido, de ahí que se convierta en un escaparate donde las elecciones pueden definirse de acuerdo a la acción de los presidentes municipales.

De ahí que la protesta por la falta de presupuesto haya crecido hasta rebasar los 500 presidentes municipales que se pronuncian por el incremento a sus presupuestos.

Primero fueron a protestar en la puerta principal de Palacio Nacional, donde los guardias de la casa de gobierno les lanzaron gas pimienta.

Luego fueron al Palacio Legislativo de San Lázaro donde rompieron una puerta de cristal, costo que debió cubrir el líder de una asociación de alcaldes, el presidente municipal de Huixquilucan, Estado de México, quien encabezaba las pláticas que hasta la fecha parecen no resolverse.

El presidente de la Junta de Coordinación Política en San Lázaro, Mario Delgado, comentó que al parecer el objetivo de los presidentes municipales era tomarlos como rehenes, pues habían bloqueado uno de los accesos al Pleno para evitar que sesionaran y salieran.

El presidente de la República también reprochó abiertamente la conducta de los presidentes municipales, diciendo que la época de los moches ya se acabó; sin embargo, la lucha persiste ante la necesidad de no detener las obras públicas de los diferentes municipios del país.

Debe tomarse muy en cuenta que las elecciones intermedias están a la vuelta de la esquina y es necesario que haya un entendimiento entre el gobierno federal y los alcaldes, de tal suerte que la población pueda advertir la tarea concluida de quienes seguramente estarán en la contienda del próximo años.

Los integrantes del Comité Ejecutivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática, continúan en pie de lucha, defendiendo las causas de las y los presidentes municipales.

Juan Bernardo Corona, presidente del CEE-PRD pidió a los Legisladores Federales y al Gobierno de la República, sensibilidad y compromiso para atender las demandas de los alcaldes.

Los alcaldes del PRD son de los más activos en esta presión sobre el gobierno federal que recortó, de manera inhumana, los presupuestos.

Así, la manera de gobernar de cada partido, de cada presidente municipal debe darse a conocer, más aún si tomamos en cuenta que pueden reelegirse algunos de ellos.

Es decir, la apuesta política de algunos presidentes municipales está en juego y depende del presupuesto que pueda ampliar el gobierno federal hacia sus comunidades.

La necesidad de ofrecer un mejor servicio a la comunidad es una urgencia para esos presidentes municipales, algunos de ellos quieren brincar de la presidencia municipal de la ciudad capital de la entidad a la candidatura por la gubernatura de su estado, como es el caso de Campeche y Chihuahua.

Es por ello que los presidentes municipales viajan desde su lugar de origen para exigir una apertura en el presupuesto asignado.

La necesidad de trabajar, de mostrar la eficacia a los ciudadanos, de ponderar las bondades de sus respectivos partidos se convierte en una lucha diaria ante la falta de presupuesto que se ven precisados a exigir luego de que hubo un recorte sustancial.

El primer nivel de gobierno es el municipio, es en ese lugar donde los problemas deben solucionarse, pero si no hay presupuesto, si lo poco que pueden hacer por su comunidad se limita por cuestiones de presupuesto, sin importar las prioridades, es muy poco lo que puede hacerse en muchos puntos críticos de la República Mexicana. El municipio libre, su autonomía, ahora se ve vulnerada por cuestiones de presupuesto que detienen el ritmo de crecimiento del país. Es por ello que los alcaldes están en pie de lucha

PEGA Y CORRE.- Otro que unió a los alcaldes, pero en su contra, fue el propio gobernador de Veracruz, quien hoy entregará su primer informe. Debe tomar en cuenta que se trata de un rendimiento serio y veraz de cuentas y no sólo de un protagonismo que nunca dice nada menos aun hace algo. Los veracruzanos quieren respuestas sobre la problemática que los gobernadores anteriores vienen arrastrando en detrimento de la calidad de vida de los habitantes de Veracruz. Ojalá hoy tenga algo verdadero qué decir el gobernador Cuitláhuac García… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

No hay comentarios

Deja un comentario