Por Alejandro Villegas
El ciudadano presidente pasó de los resultados a la solicitud de colaboración, en el caso de los normalistas desaparecidos.
Apeló a la buena voluntad y la conciencia de los eventuales involucrados, para que se conviertan en testigos colaboradores y reciban beneficios legales, atenuantes pues, a las penas que pudieran recibir por su participación en los hechos.
Y con ello, evidenció que las autoridades a cargo de la investigación tienen pocos resultados concretos que ofrecer a los familiares y amigos de los 43 normalistas desaparecidos.
Sólo faltó, para completar el espectáculo, que el ciudadano presidente solicitará a las madres de los aludidos, que hablarán con ellos para que se rediman.
A seis años de distancia, casi dos de la actual administración, de los hechos, a pesar de las promesas, aún no se erige una verdad que supla con veracidad, a la histórica que se echó abajo, con tanta vehemencia, al tiempo que se prometieron resultados.
Semáforo
A poco más de cuatro meses, en concreto 122 días de lo que el ciudadano presidente y su séquito, insisten en denominar como nueva normalidad, el semáforo epidemiológico establece que 16 estados están en semáforo amarillo, 15 en naranja y sólo uno, Campeche en verde.
Se dejó, atrás el rojo, pero aún no ha pasado el peligro, y las autoridades a cargo, con el ciudadano subsecretario López Gatell al frente, realizan malabares para tratar de mostrar una imagen más amable.
Por ello, establecen nuevas modalidades para la clasificación de la información. Así, eliminan la clasificación de casos sospechosos, y establecen dos clasificaciones: sospechosos con posibilidad ser confirmados y los sospechosos sin posibilidad de confirmación.
Todo sea por tratar de mostrar un rostro más amable de la información.
A más de seis meses del inicio de la etapa de confinamiento y restricción de actividades, no se supera la etapa crítica de la pandemia y la aprobación de la vacuna contra COVID-19, aún se aprecia como algo lejano, así como su eventual producción y aplicación.
Y como si ello, fuera poco, la temporada de influenza está por iniciar, con lo que el panorama de enfermedades respiratorias, se complicará.
Elecciones
La jornada electoral a realizarse en Hidalgo y Coahuila, sin duda, sentará el precedente para el ajuste obligado que deberá aplicar el árbitro electoral, en el proceso del próximo año.
Los ajustes en la realización de actos de campaña, acciones de propaganda, pero sobretodo, para que la población acuda a las urnas, en la elección intermedia, tendrán como referencia, la experiencia en esas entidades.

Deja un comentario